Normalmente escribo mis posts delante de un bocadillo de jamón y una coca-cola. Os juro que no hay nada más inspirador.

Pero hoy me ha tocado hacerlo sentada en una sala del Hospital de Día, del Hospital Vall d’Hebron de Barcelona, recibiendo mi primera dosis de tratamiento contra los efectos que una enfermedad autoinmune está causando en mis pulmones. Tengo para cinco horas, así que puedo reescribir El Quijote…jajajajjajja. (*)

Pues hablando del tema de este post, los últimos años hemos tenido la costumbre en mi familia de grabar en vídeo los propósitos para el siguiente año para después verlos al final de éste (entre risas, claro) y comentarlos.

Sí, exacto, lo que os imagináis…mis hijos y marido: unos cracks. Yo ni uno: que si adelgazar 15 Kg, cambiando de hábitos (comida saludable, hacer deporte 4 días/semana…). Que si tocar a piano La Cavatina…¡todo, a lo grande!.

Así que esta vez voy a plantearme mis objetivos de otra manera, a ver si tengo más éxito. Lo comparto con vosotr@s, por si también os sirve.

6 propósitos para 2020

#1 No mandarme mensajes negativos. Hablarme de forma positiva y con respeto.

Abandonaré la mala costumbre de repetirme el mantra de “estoy gord@”, “estoy horrible”, “soy un/a inútil”, “no puedo hacerlo”, “soy idiota”, “soy inferior a los demás”…Y lo sustituiré por “nena, tú puedes con esto y con mucho más”.

#2 Ser feliz por encima de todas las cosas.

Esto significa que este propósito va a dirigir mis decisiones, lo que no es moco de pavo. Hay que tenerlos cuadrados para cumplirlo, porque la mayoría de las veces hay que salir de…¡¡síííí!!…¡nuestra amiga la zona de confort! y arriesgarse para ser feliz.

Esto sirve para las grandes decisiones. Como dejar ese trabajo que apesta, para emprender el proyecto con el que siempre soñaste. O dejar a ese hombre que te machaca, te ningunea o te maltrata y poder respirar a todo pulmón, libre, ligera, valiente (¡atrévete! Él no vale nada y tú lo vales todo). O cambiar de ciudad, de país, de universo y renovar tu mundo y tus ideas, para crecer y crecer. O apostar por ese nuevo amor, aunque te hayan roto el corazón y tengas miedo.

En otras ocasiones, es tan sencillo como decir “me tomo una cerveza y unas gambas porque me da la gana, porque me lo pide el cuerpo y… porque ¡ole yo!”.

Y otras veces será salir de tu propio cuerpo para entregar tu alma a otra persona o personas. Y sentir que tu vida trasciende porque has hecho algo por alguien, pequeño o muy grande.

#3 Leer libros y disfrutar de la música.

Este propósito alimenta tanto el alma como lo dos anteriores.

#4 Reorganizar mis finanzas.

Esto puede parece muy prosaico pero, aparte de salvarme a fin de mes, cosa que suele estar entre mis prioridades, me gustaría iniciarme seriamente en el consumo responsable.

Este tema merece ser desarrollado más extensamente, así que lo dejo para próximos posts.

#5 Cuidar mi salud.

Poner todo lo que esté en mi mano para mejorar mi salud. Lo bueno es que tengo margen.

#6 Dejar de mirarme el ombligo y cuidar yo también de los demás.

Quizás con la primera parte de esta frase he incumplido un poco el propósito #1, pero todavía puedo. Aún estamos en 2019.

Y en este punto tengo que acordarme de los que me han apoyado a muerte en este año tan duro: Manolo, Lara, Eric…Gracias. Os adoro. Mari Emma, Maite, Jose, Javi, Deepa…Gracias. Os quiero mucho.

Y ahora es vuestro turno. Os invito a pensar en vuestros propósitos.

Ya sabemos que la mayoría de las veces duran lo mismo que esas colecciones que se inician en septiembre, que no llegamos a comprar el segundo fascículo.

Pero es importante hacer una reflexión sobre lo que queremos para nuestra vida, qué es lo que nos gustaría cambiar, qué herramientas necesitaríamos tener para conseguirlo. En definitiva, trazar una hoja de ruta desde nuestro punto de partida hasta nuestro objetivo final. Y ser flexible, para no abandonar si caemos o nos desviamos del camino. Solo hay que levantarse, sacudirse el polvo, mirar al frente y continuar el viaje, sin remordimientos ni culpabilidades.

(*) A los enferm@s del Hospital Vall d’Hebron, a sus familiares y amig@s. A todo el personal que trabaja aquí, que nos atiende con cariño y profesionalidad, que nos salva la vida o que nos la hace más soportable, les deseo:

 

 

Author

6 Comments

  1. Uffff!!! Que difícil lo has puesto, me apuntaría a todos , bueno yo por ahora me propongo seguir leyendo y asi te puedo recomendar alguna lectura, lo q te deseo es que sigas con la misma ilusion en este blog que seguiremos y comentaremos a lo largo del año un besazo muy fuerte😀😀

    • Estoy esperando ansiosa iniciar una nueva categoría en este Blog con reseñas de tus lecturas.
      Sin presiones pero con ganas, que te lo vamos a agradecer much@s.
      ¡Muchas gracias Maite!

  2. Te he vuelto a leer todo desde el principio y también el último post. Todos y cada uno activan un resorte diferente en mi complejo mundo emocional. Éste último , necesito reflexionarlo y aprehenderlo teniendo en cuenta los aprendizajes que te han dado tus masque50.
    Tu y mas sois conocedores de que me llevará algo de tiempo.

    • MQ50 Reply

      Hola Mariemma,
      Estoy feliz de poder despertar inquietudes en ti. El aprendizaje es mutuo.
      Y respecto a tu última reflexión, nadie mejor que yo sabe, que el tiempo que nos lleva aprender sólo importa a los demás.
      Besos.

  3. ¡Ánimo y a por ellos! que son realizables con un poquito de esfuerzo. Yo no me apuntaré tampoco al gimnasio… porque lo hago en casa, y así contribuyo al “control de mis finanzas” jaja. Pero sí proponte moverte más (aunque sea bailando!)

    • MQ50 Reply

      He tenido que revisar mis propósitos para ver en qué embolado me he metido cuando he leído lo que has escrito “realizables con un poquito de esfuerzo”…ayayayyy.
      ¡Qué grande eres! ¡Con la fuerza de voluntad que hay que tener para hacer ejercicio, ya ni te cuento para hacerlo en casa!.
      Pero como muy bien dices, controlas el gasto y añado una nueva idea, que puede tener su puntito controvertido y de la que ya hablaré en algún post: colaboras en el consumo responsable.
      Gracias Cachi.

Write A Comment